¿Qué es y cómo se hace?

La Ley de Segunda Oportunidad se aprobó en 2015 y modificó la Ley Concursal, para introducir el Beneficio de Exoneración de Pasivo Insatisfecho, que quiere decir, que al finalizar todo un procedimiento, se dicta una Resolución por el Juzgado que anula la totalidad de la deuda de la persona deudora que lo solicita, salvo deudas con Hacienda y con Seguridad Social.

 

¿QUIÉN PUEDE SOLICITARLO?

         - Las personas naturales (particulares que no son empresarias). También se puede solicitar por particulares cuya única deuda sea la hipoteca de la vivienda habitual y quieran hacer una "dación en pago". Este sistema puede ser una solución similar en un caso de imposibilidad de hacer frente a la hipoteca.

         - Las personas profesionales, empresarias si la deuda no alcanza cinco millones de euros.

        - Sociedades en situación de insolvencia, si no se considera de especial complejidad, que pueda hacerse cargo de los gastos del procedimiento              y que su situación le permita alcanzar un acuerdo con los acreedores.

 

En resumidas cuentas, cualquier persona con deudas a las que no puede hacer frente con sus ingresos, bien sea por su nómina, o porque no los tiene, puede solicitar este procedimiento concursal.

 

Y ¿QUIÉN NO PUEDE SOLICITARLO?

          - Quien haya sido condenado por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.

          - Las sociedades que estando obligadas a estar inscritas en el Registro Mercantil, no lo hubieran hecho con anterioridad.

          - Las personas empresarias que en los tres ejercicios anteriores a la solicitud no hayan llevado contabilidad o no hayan depositado las cuentas en el Registro Mercantil.

          - Las personas que en los tres últimos años hubieran obtenido un acuerdo extrajudicial de pagos, hubieran obtenido la homologación judicial de una acuerdo de financiación o hubieran sido declaradas en concurso de acreedores.

 

Así, en realidad, salvo estos supuestos, que afectan sobre todo a la figura de empresa, no hay limitaciones a que una persona con deudas hipotecarias o créditos personales pueda solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos.

 

¿QUÉ TIENE QUE HACER EL DEUDOR?

En el caso de estar en una situación de insolvencia, de imposibilidad de hacer frente a los pagos de los créditos, lo primero, pida consejo especializado inmediatamente. No siga pidiendo créditos para cancelar anteriores, ya que eso no hace si no, incrementar la espiral de deudas, y aumenta el problema. Hemos llegado a ver deudores con más de treinta entidades acreedoras, ya que habían iniciado una huída hacia delante que no ha tenido ningún resultado positivo, más bien todo lo contrario. Recuerde, lo primero ¡pare y pida consejo!.

 

   

 

 

gallery/cloud-2877172_960_720